Archive for the ‘Antología Poética’ category

Un poète maudit (a. de CMR)

21 abril 2011

Lolo Morales con el poeta Carlos Martínez Rivas1996

“No todo aquél que dice Carlos, Carlos, entrará al reino de los cielos”

Verso profundo
necesito
para vivir.

Aristócrata dilettanti
y estúpido
me llamarías
si jamás
quisieras escucharme.

Asombrado estoy
de tu lira y tu virtud fatal.
De tu verso raro estoy desnudo.

Enséñame aeda nocturno
a descifrar los abismales
derroches de tu mente.

Lolo Morales. Managua 1986, poema dedicado al maestro Carlos Martínez Rivas antes de su muerte.

Sueños rotos

25 enero 2011

Sueños rotos

Sueños de agua termal, oasis inexistente
me deslizo, me arrastro, en mi vida de arena
ciego a la luz me siento, serpiente soy.

Presiento el placer, me contraigo, te alcanzo
desesperan mis dedos por poseerte
estás allí casi puedo rozarte, avanzo
tan real besas mis labios derramando mieles
tan real sitias mi piel con tus tibias manos
tan real juegas el juego que te lleva a beberme…

¡Sueños! ¡Cuando te siento desapareces!
¡Sueños! Penetrarte apenas
darte el cielo, de azúcar de amor empalagarte quiero!
¡Sueños! Que me das tu amor y tu pena
que te hace una sombra entre mis brazos
que baña de dulzura lo que a otros quema!
¡Sueños! Hablarle de amor, ser alguien distinto
cansarla en orgasmos que empiezan y frenan
zambullirme en oasis que solo, son espejismos!

Managua, 2005

El poeta y su amada

28 octubre 2010

Amantes

Mi amado es para mí un manojito de mirra, que reposa entre mis pechos.”
Cantar de los cantares 1:13

Entre aromas y amores
he visto la música y olfateado los
colores,
el sonido del mirto he escuchado
y el amor he visto entrar en
mi alma desnuda.

Escuché a mi amada exclamar:

Amado mío, mírame, hermano mío,
tómame
quiero entrar a ese tu mundo raro
que sólo a ti se te permite penetrar.

Los labios de mi amada
son como dos rosas pálidas que él
sol ha dejado en sus tallos,
su cuello como columna de mármol
se inclina hacia delante
como si no pudiese soportar el peso
del sufrimiento que alberga su alma.

Era el rostro de mi amada
que en sublime movimiento me
hablaba,
eran para mí sus expresiones
nubes pasajeras que cobijan la cara
del sol y la hacen más bella.

Una mirada con ojos titilantes
que revela sufrimiento profundo
añade belleza a su rostro,
por más tragedia y dolor que refleje.

Mientras que el rostro apagado
pasión misteriosa no oculta, no es hermosa,
por más armoniosas que sean sus líneas.
La miel no atrae nuestros labios
a menos que antes hayamos sentido
el dulzor del ámbar de su ambrosía.

Oí que mi amada decía:

Háblame amado mío,
profeta mío,
y enséñame qué ves en el futuro antes
de que ocurra;
no dejes que el destino me aparte
de tu lado.

El nigromante le respondió:

Cuando Venus besaba mi alma de cristal,
Júpiter escribía la palabra de mi destino
en las mansiones del Olimpo.
Y si la vida cruel e insolente nos llegase
a separar, veré tu espíritu vagar
a mí alrededor como un gorrión sediento,
que desesperado aletea sobre el ojo de agua.
¡Oh! ¡Cuán grande ha sido mi amor por ti
y cuán grande su misterio!

La poetisa preocupada al aedo reclamó:

La sed de mi espíritu es más dulce
que el jugo de la caña,
y el temor que tiene mi alma de perderte
más profundo es que el mismo mar.

Pero, óyeme, amado poeta,
me paro en el dintel de tu puerta,
nada sé que hay dentro de tu morada.

Soy como una ciega que camina sin su lazarillo,
mas lo único que sé es que te amo,
que feliz te serviré y con mis pechos te arroparé,
te daré lo que una triste mujer puede darle
al más fuerte de los hombres.

El rapsoda respondió:

La sed que llevas en tu pecho, niña mía,
es más ligera que la seda
que cubre el velo de tu espíritu
y más valiosa que el oro de Salomón.

Yo apenas soy como el ciego
que camina sin su báculo
y reza para no caer.

Mas tú amada, puedes caminar
alegremente en tu sendero alfombrado
con perfume de sándalo
pintado con el dulce sabor de la begonia.


Ella, inconforme hablóle al vate clamando:

¿No me digas que la Vida jugar con mi
destino quiere?
¿Es justo apartarse del hombre que amo
para que su gloria alcance y yo me dedique
a mis afanes de ama de casa?

¿Acaso ya mi vuelo terminó?
¿Será que nuestras almas transformaron
la bruma de la noche en un ciclón alocado
que nos arrancó de raíz y nos barrió
a las profundidades de la tierra
como si de aserrín fuésemos?

¡ No, no, me resisto!

Los momentos que el amor nos mantuvo juntos
fueron más grandes que los siglos
y si la muerte nos quiere a los dos
ella nos unirá.

Dime amado mío:

¿Que será después que tú has sido a mi alma
ungüento de Qatar y sombra del Líbano,
rayo de esperanza en mis ojos,
dulce sonata a mis oídos
y alas para mi corazón?

El poeta seguro de su misión a su amada calmó diciendo:

Seré lo que tu desees amada mía.

Ella, más sosegada díjole:

Sígueme amando
como amas tus melancólicos pensamientos,
como un pajarillo recuerda su estanque,
como la hierba se yergue al sentir los rayos
del sol,
como la luna enamorada
se quiebra al oír el canto
quejumbroso de la mar serena
y como aquel rey sabio que ama a su pueblo.

Entonces, el bardo sereno finalizó diciendo a su amada:

Mi alma arropará la tuya
y te amaré como ama un infante
en los dulces pechos de su madre.

Te amaré como ama una rosa
cuando se abre en pampa
ante los rayos del sol.

De mi alma piadosa haré una residencia
para tu belleza,
y cantaré tu nombre
como un trovador le canta
a los héroes de su pueblo.

Escucharé el oleaje de tu alma
como el marinero desesperado escucha
el canto de la sirena.

Te amaré como el sacerdote ama
el canto de la campana
de su iglesia aldeana.

Te extrañaré como el extranjero,
que como poeta melancólico añora
la lejanía de la tierra que le vio nacer.
Te recordaré como el rey sin corona
que triste en la noche extraña
el día de su gloria.

Te daré mi existir
como aquel prisionero
que un siglo daría
por una hora de libertad.

Y como el pastor de los salmos canta
los verdes prados y los arroyos de cristal
de su altiva y gloriosa sierra,
así llegaré a tu alma
como llega un profeta
en el ocaso de su vida.

Managua, 26 de Octubre de 2006
Tomado de su Libro “Los colochos de mi taller y Otras virutas”

Del segundo al tercer cielo | Poemario completo

24 febrero 2010

Portada del libro del segundo al tercer cielo

“Por muy larga que sea la tormenta, el sol siempre vuelve a brillar entre las nubes” Khalil Gibran

Prólogo de Alvaro Urtecho


La obra poética de Lolo Morales está inspirada en un profundo sentimiento más místico que religioso debido a su profundo amor por el evangelio de Cristo. Su poesía en general tiene un estilo influenciado por el “Cantar de los cantares” atribuido a Salomón.

Nuestro poeta es un gran conocedor de la Biblia y de la filosofía aristotélica y platónica; también su obra nos trae aromas de un cultismo más oriental que italianizante, influencia marcada debido a sus lecturas de los grandes poetas árabes como Khalil Gibran y Omar Khayyam.

El estilo poético que imprime a su poema “Vuelo azul” tienen profundidad y belleza; en estos versos de gran libertad y musicalidad el poeta deja plasmado su profunda pasión por su destino celeste que lo obliga a “vaciarse” del plano material que lo sofoca para luego emprender un vuelo cósmico hasta fundirse apaciblemente con su creador.

“No me tortura más
el deseo de poseerte
a cada instante,
en cada noche,
en  cualquier parte,
ni me mancharán los ojos
las penas mundanas”

En en su poema “Puro viaje”, el poeta se va redimiendo de los estragos que el mundanal ruido le inflige en su transitar por el mundo.

“Desesperados pierden su poder,
dolor,
lamentaciones,
vejez,
muerte,”

Casi toda la obra de Lolo Morales está impregnada de un gran misticismo simbolista; también resume un típico estilo de la poesía bucólica y pastoril. Más allá de este pequeño pero profundo poemario que es más bien un opúsculo, su obra poética está cargada de una encriptada sensualidad e incluso de cierto erotismo. Son apreciaciones a las que algunos colegas creen adivinar en los textos bíblicos ya mencionados.

AU

Hacer clic aquí para leer el poemario completo…

La Leyenda de los Sueños | Poemario completo

5 octubre 2009

Portada La Leyenda de los Sueños

“La poesía de Lolo Morales es el viaje del poeta desde las sombras hacia la luz” (Alvaro Urtecho)

Prólogo del Autor

Lolo Morales

Pablo Neruda refiriéndose al bagaje poético Nicaragüense dijo que Nicaragua es “La garganta pastoril de América… ” Con Rubén Darío la lengua española revolucionó para siempre y hoy en esta época en que la sociedad se bate entre la revolución tecnológica y en una vida acelerada y vacía, los poetas nicaragüenses modernos o mejor dicho “posmodernistas”, si es que así se les quiere llamar, son los encargados de ser los nuevos profetas, los cantores de la vida, de la muerte, y del futuro en medio de un mundo fracasado y materialista.

Para leer el poemario completo haga clic aquí…